Alergia primaveral

original_shutterstock_86309611

La alergia es una respuesta exagerada del sistema defensivo del organismo ante un agente agresor que el organismo percibe como dañino aunque no lo sea. Dentro de las alergias encontramos muchos tipos según cual sea el  elemento que la causa.

Hoy trataremos las alergias primaverales, que están asociadas a los cambios propios de la estación como el incremento en la concentración  de polen de distintas especies vegetales presente en el aire y las reacciones alérgicas producidas por la exposición al sol. Los síntomas típicos de estas alergias son irritación ocular, picor y lacrimeo de ojos, rinitis, tos, estornudos, dificultad respiratoria, llegando en casos graves a un estado de shock generalizado que puede poner en peligro la vida de la persona.

Para los casos menos serios que no requieren de tratamiento médico específico contamos con la ayuda de plantas medicinales que pueden  aliviar las molestias gracias a sus propiedades antialérgicas y antiinflamatorias.

Las más conocidas son la fumaria y las hojas de grosellero negro que ayudan a calmar el picor y  a neutralizar los efectos de las sustancias responsables de la sintomatología. Se pueden utilizar  para calmar la tos y aliviar el picor, el Helenio, Llantén, Hisopo o Helicriso. En cuanto a las molestias oculares y nasales van bien el  Rosal y la Eufrasia. 

En caso de alergia al polen aconsejamos que adoptes las siguientes medidas:

– Mantener las ventanas cerradas por la noche.

– No tender la ropa en el exterior.

Disminuir las actividades al aire libre en las horas en que hay más polen en la atmósfera.

– Mantener las ventanillas cerradas cuando se viaja en coche.

Evitar tumbarse en el césped.

– Ponerse gafas de sol al salir a la calle.

En caso de alergia al polvo:

– La habitación debe contener los muebles imprescindibles, evitando las alfombras.

– Guardar libros y objetos de adorno en vitrinas cerradas.

Ventilar las habitaciones después de la limpieza diaria que se hará con las ventanas abiertas y en las horas de más sol para disminuir el grado de humedad.

-Limpiar el polvo con un paño húmedo.

-Lavar la ropa de cama y otros tejidos a altas temperaturas.

-Utilizar aspiradoras con potencia y filtros adecuados.

 

 

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies