La astenia primaveral

BR-shutterstock_84259522

La llegada de la primavera, en ocasiones viene acompañada de apatía física o mental. Para ayudarte a contrarrestar los efectos negativos de la astenia primaveral, te aconsejamos que adoptes algunos hábitos que harán que disfrutes del cambio de estación con alegría y vitalidad.

En principio la astenia es un trastorno pasajero, que suele remitir en unos días o en pocas semanas, pero a algunas personas les dura toda la estación. Son síntomas típicos de la astenia sentir cansancio, debilidad, somnolencia, dificultades para concentrarse, apatía, en ocasiones mareos, falta de apetito o disminución de la líbido. Es importante diferenciarla de otros tipos de cansancio como el producido por la anemia, ante la duda, acude a tu médico.

Los cambios de hora y el aumento de la luz solar y la temperatura alteran la secreción de las hormonas que regulan los ritmos biológicos, es decir, los procesos fisiológicos que llevar a descansar por la noche y a prepararse para la actividad durante el día. Aunque la astenia no requiere tratamiento médico, sí podemos combatir sus síntomas con complementos nutricionales y plantas medicinales:

– El romero es un gran estimulante del sistema inmunitario, que además de tonificar el sistema nervioso beneficia al aparato respiratorio, ayuda a combatir el cansancio muscular y el desánimo. Para potenciar sus efectos puede mezclarse con con canela, vainilla, menta o hierbabuena.

– El regaliz actúa sobre los síntomas de cansancio y alergia, pero no debemos abusar de su consumo ya que puede producir dolor de cabeza, letargia e hipertensión. La dosis máxima aconsejada sería de 25-100 mg día de extracto, en 2 tomas antes de desayuno y cena, con una duración máxima de 1 ó 2 meses.

– El abrojo es un gran estimulante de la producción de adrenalina, lo que ayuda a soportar las situaciones de estrés. Además estimula el flujo sanguíneo, resulta afrodisíaco y favorece muchos procesos metabólicos.

Eleuterococo o ginseng siberiano, refuerzan la sensación de energía y reducen la presión sanguínea.

Melatonina como complemento ideal para regular el descanso nocturno.

Procura además introducir ciertos cambios en la dieta:

– Abusar de la ingesta de vitaminas y minerales.

– Moderar el consumo de hidratos de carbono de absorción rápida presentes en dulces o en productos elaborados con harinas refinadas,  ya que provocan altibajos en los aportes de energía.

– Aumentar el consumo de cereales integrales, legumbres y frutas que proporcionan energía de forma gradual.

– Desayuno abundante y digestivo a base de cereales integrales, fruta y yogur, zumo con infusión y pan integral, pan con tomate y queso…

– Las verduras de hoja verde y los frutos secos aportan magnesio y vitaminas del grupo B que fortalecen el sistema nervioso.

– Beber 1,5 l de agua como mínimo a lo largo del día.

– Incorporar infusiones como té verde, té rojo o hierbabuena.

Te vendrá bien  practicar ejercicio de forma moderada, si es al aire libre mejor; hacer pequeños descansos a lo largo del día y tener una actitud positiva. A fin de cuentas las molestias desaparecerán en poco tiempo.

 

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies