Consejos básicos sobre alimentación

healthy-eating-for-healthy-skin1

La alimentación es un pilar muy importante para nuestra salud. Nutrimos nuestro cuerpo con proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales y agua, elementos imprescindibles para la vida. Pero además, cada alimento, tal y como nos lo ofrece la naturaleza, está enriquecido con un sinfín de preciosas sustancias, dotadas de propiedades reguladoras y medicinales que aportan salud, previenen enfermedades y son factores indispensables en el camino hacia la curación de muchas dolencias.
Algunos alimentos pueden ser ingeridos crudos, pero en otros es necesaria una elaboración que deberá ser lo más sencilla posible, así como la más adecuada para cada alimento. Debemos tener en cuenta que los alimentos cambian su consistencia según la forma en que los presentemos: un huevo en crudo es blando  y líquido pero si lo cocemos se vuelve duro, así mismo una zanahoria fresca una vez cocida se vuelve blanda.
Además de someter los alimentos a procesos de calor o frío los sometemos también a procesos físico-químicos  como remojo, sedimentación, maceración, emulsión, etc. Con estos procesos los alimentos ven alteradas sus propiedades, en algunos aspectos pueden ser beneficiosos ya que mejoran la digestión, el sabor, eliminamos gérmenes patógenos. Otros son inconvenientes con efectos desfavorables y perjudiciales, con destrucción o pérdida de parte de las vitaminas,enzimas y otras sustancias de poder preventivo o curativo. Asimismo a temperaturas elevadas hace que se produzcan (sobre todo con las carnes) sustancias cancerígenas.
Al manipular y procesar los alimentos debemos obtener ventajas para la salud y reducir al mínimo las pérdidas de valor nutritivo y propiedades curativas, evitando la formación de sustancias cancerígenas.

grill-electrico-portatil-para-cocinar-alimentos-1598-MLM4755240705_082013-F

Y ahora nuestras recomendaciones para obtener una cocina saludable y ayudarnos a mantener una alimentación equilibrada y sana:

  • Tengamos una higiene adecuada: debemos lavar bien las manos, mantener una escrupulosa limpieza de zonas y utensilios de cocina.
  • En cuanto a los utensilios de cocina, debemos evitar aquellos que contengan plomo o los de aluminio y elegir sobre todo los de acero inoxidable, vidrio y porcelana por ser los más inertes, y los que menos interactúan con los alimentos.
  • Mantengamos el equilibrio entre crudos y cocinados.
  • Usar las formas de cocción más adecuadas para cada alimento, respetando los remojos: escaldado, hervido, escalfado, asado a la plancha, asado al horno, salteado, vapor, baño María…
  • Evitar los fritos y asados a la parrilla si sobre todo se trata de carne.
  • Hagamos una lista de la compra inteligente donde incluyamos alimentos y productos sanos.
  • Usar siempre que se pueda productos integrales.
  • Usar sal marina no refinada
  • Reducir el consumo de azúcar blanco empleando en su lugar miel, melaza o azúcar moreno.
  • Cuantos más alimentos de origen vegetal se usen en la cocina y cuanto menos procesados estén serán más saludables.
  • Las frutas, frutos secos, semillas, cereales, legumbres y hortalizas constituyen la base de una alimentación salutífera.
  • Reducir o evitar las recetas que combinan azúcar con huevos y leche ya que suelen ser la causa de fermentaciones digestivas, además ninguno de los 3 contiene fibra, lo que favorece el estreñimiento y la arteriosclerosis.
  • Es recomendable utilizar hierbas aromáticas.
  • El troceado y picado favorecen la oxidación y destrucción de los nutrientes por lo que se recomienda usar de inmediato las hortalizas o verduras troceadas.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información pulsando aquí: política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies